September 6, 2009

el minuto mas largo

Esperaba sentado con sus rodillas que temblaban, no de frio, si no de la angustia de estar atrapado en un preambulo eterno, sus manos rascaban sin piedad la piel, que dejaba ver incontables moretones, fue entonces cuando llego su compañera, se sentó a su lado y sostuvo su mano que estaba a punto de destrozar la piel de la pantorrilla derecha, ella le susurro un secreto al oído, un secreto que todos los que esperábamos el bus entendimos sin escuchar sus palabras. Para cuando el dealer se asomo en la esquina del burger king; tranquillo con su refresco jumbo a plenas ocho de la mañana, sintiendose dueño del juego, dejando que el tiempo se pasara lento, mientras sus víctimas vivían una eterna agonía. A su arribo la venta se realizo en menos de dos segundos, sin disimulos, por ninguna de las partes, el dealer porque se sentía el rey del mundo y a los adictos porque sus cuerpos no les permitían tener control de si mismos, la cocaína tenia que llegar a sus venas, cada segundo era crucial para la supervivencia. Llego mi bus, para cuando me senté y mire a la ventana ya se habían ido. Sucedido todo en menos de un minuto, pero estoy seguro que para ellos la espera fue eterna.