July 25, 2008

No hay sistema, la historia de mi vida

Esperando impaciente del lado humano de las ventanillas de una de tantas compañías sin rostro que envían dinero a Latinoamérica, me encuentro con la respuesta telefónica de algún empleado mal pagado que con voz a la “solo vengo a trabajar por el café” me dice : Me comunique con BAMER en Tegucigalpa y la señora Olguita dice que “NO HAY SISTEMA” que llame después de las cuatro a ver si para esa hora ya tienen. Todo esto por que esta agencia mando el dinero que le envié a mi novia a una cuenta aleatoria al azar (a la mano de Dios), en lugar de enviarla a ventanilla para cobro inmediato. En fin, el problema no es el error “humano” que hoy por andar de buen humor no llamare incompetencia, el problema es que camino de regreso al trabajo a toda prisa y con la música a todo volumen, como proceso secundario mi cerebro comenzó a recapitular cuantas “Olguitas” sin sistema me he topado, todas diferentes, de cualquier sexo, nacionalidad, idioma, religión o preferencias políticas, y la verdad creo que las mías son mas que el promedio.

Ya sea en el banco, restaurante, servicio telefónico, cable, internet, etc.. siempre, siempre, me topo con que el sistema no funciona por una u otra razón, ya sea técnica o de personal, uno de los mas claros era en la católica, cuando llegaba al frente de la fila y cuando Miguel me pedía el numero de cuenta, BAM, no hay sistema, o se fue la red, o se fue la luz, o la pantalla azul, siempre me pasaba lo mismo, de hecho Miguel se preparaba cuando me miraba llegar, me pedía que me aguantara un ratito para salvar los otros documentos o cosas que tenia abiertos antes de procesar mis clases.

Es mala suerte, no se, será la maldición del programador, a lo mejor, aunque también como a todo programador le pasa cuando un cliente te habla para decirte, “El botón no hace nada”, y vas y tu revisas, el botón funciona de las mil maravillas, cosa rara, pero eso pasa solo con el código que a salido de mi trasnochada cabeza.

Lo único que me consuela es que ahora cargo un libro para leer pacientemente cuando no hay sistema.

Leave a Reply